Científicos platenses crearon un dispositivo que usa ozono para combatir el COVID-19 | 0221
0221
0221

Científicos platenses crearon un dispositivo que usa ozono para combatir el COVID-19

El dispositivo permite eliminar la presencia de este virus y otros más en los lugares cerrados.

Científicos platenses desarrollan un aparato para eliminar el coronavirus y controlar la presencia de virus en lugares cerrados a través de la generación del ozono.

Las tareas son llevadas adelante por investigadores del Instituto Argentino de Radioastronomía (IAR), que diseñaron el dispositivo que permite eliminar hasta el 99,9% de los virus en este tipo de espacios, incluyendo el coronavirus.

Según detallaron, el método se basa en la aplicación de ozono generado en grandes cantidades por un sistema innovador que tiene la capacidad de controlar las concentraciones y condiciones del ambiente para garantizar su efectividad.

"El ozono es gas formado por moléculas constituidas por tres átomos de oxígeno. Es un desinfectante natural porque oxida la membrana lípida que recubre a los virus y destruye su estructura molecular evitando que el virus pueda reproducirse", explicó hoy a Télam Gustavo Esteban Romero, Investigador Superior del Conicet y director del IAR, un instituto de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) en conjunto con Conicet y la Comisión de Investigaciones Científicas de la provincia de Buenos Aires.

En ese sentido, Romero precisó que el dispositivo que diseñaron genera este gas "a través de una cámara de plasma en frío que produce una enorme cantidad de ozono que luego es inyectada por medio de una bomba en el ambiente".

"Tiene, además, sensores que le permiten establecer cuál es la concentración que se logra de ozono en el ambiente y ajusta su producción en forma inteligente para destruir el 99,9% de la carga viral que pueda haber en el recinto", agregó.

Asimismo, indicó que “es muy diferente de los ozonizadores comunes que se pueden encontrar en el mercado ya que tiene esas herramientas de monitoreo y control que permiten asegurar que se logran las concentraciones para que el ozono cumpla con su objetivo desinfectante".

Sobre la forma de aplicación, sostuvo que “debe utilizarse en recintos cerrados y en ausencia de personas ya que las concentraciones que se logran sobre lapsos de tiempos cortos, del orden de los 10 minutos, son extremadamente altas y la OMS (Organización Mundial de la Salud) no recomienda la exposición de las personas en lugares donde haya más de 0,1 partes por millón y para poder lograr el efecto de esterilización se necesitan más de mil veces de esa concentración".

En tanto, el aparato tiene un procesador de información que permite conectarse a una red de wifi y mostrar el resultado: “El dispositivo cuenta con un sistema incorporado de procesador de la información que le permite "tomar decisiones" y conectarse por wifi con una computadora para informar cuál fue el resultado del proceso de desinfección que realizó; lo que permite coordinar desde una misma computadora muchos equipos que estén en diferentes lugares”, afirmó.

Por otra parte, señalaron que esta herramienta está pensada para una eventual vuelta a la normalidad para combatir posibles nuevos contagios: "Se trata de un instrumento pensado para la etapa de 'vuelta a la normalidad' y está diseñado como una herramienta de desinfección efectiva, barata y rápida para minimizar posibles rebrotes de la enfermedad, y asegurar la higiene y la seguridad de la población”, dijo Romero.

En ese punto, el investigador destacó que "los costos de esterilizar por ozono son mucho menores que con químicos, por lo que si se tiene que hacer una esterilización frecuente de ambientes como por ejemplo aulas en un colegio, es más económico y más rápido".

El dispositivo está pensado como una herramienta de desinfección para para transportes públicos, ambulancias, salas de hospitales, laboratorios, aulas, lugares de trabajo común, y luego para otros lugares como gimnasios y comedores.

Con respecto a las ventajas sobre la luz ultravioleta, el director del IAR explicó que "si bien ésta también es efectiva, para poder matar el virus tiene que incidir sobre él directamente, por lo que en un ambiente con mobiliario éste puede obstaculizar que la luz ultravioleta alcance a todos los lugares donde está el virus; en cambio el ozono al ser un gas, llega a todos los rincones".

De esta manera, los científicos platenses trabajan para encontrar soluciones a la pandemia de coronavirus, y su proyecto, que ganó uno de los subsidios del "Programa de Articulación y Fortalecimiento Federal de las Capacidades en Ciencia y Tecnología Covid-19", está en la fase de construcción de los prototipos y los investigadores están en diálogo con el sector privado para la etapa de la producción.
 

Científicos platenses crearon un dispositivo que usa ozono para combatir el COVID-19
Pandemia

Científicos platenses crearon un dispositivo que usa ozono para combatir el COVID-19

El dispositivo permite eliminar la presencia de este virus y otros más en los lugares cerrados.

01 de agosto de 2020

Científicos platenses desarrollan un aparato para eliminar el coronavirus y controlar la presencia de virus en lugares cerrados a través de la generación del ozono.

Las tareas son llevadas adelante por investigadores del Instituto Argentino de Radioastronomía (IAR), que diseñaron el dispositivo que permite eliminar hasta el 99,9% de los virus en este tipo de espacios, incluyendo el coronavirus.

Según detallaron, el método se basa en la aplicación de ozono generado en grandes cantidades por un sistema innovador que tiene la capacidad de controlar las concentraciones y condiciones del ambiente para garantizar su efectividad.

"El ozono es gas formado por moléculas constituidas por tres átomos de oxígeno. Es un desinfectante natural porque oxida la membrana lípida que recubre a los virus y destruye su estructura molecular evitando que el virus pueda reproducirse", explicó hoy a Télam Gustavo Esteban Romero, Investigador Superior del Conicet y director del IAR, un instituto de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) en conjunto con Conicet y la Comisión de Investigaciones Científicas de la provincia de Buenos Aires.

En ese sentido, Romero precisó que el dispositivo que diseñaron genera este gas "a través de una cámara de plasma en frío que produce una enorme cantidad de ozono que luego es inyectada por medio de una bomba en el ambiente".

"Tiene, además, sensores que le permiten establecer cuál es la concentración que se logra de ozono en el ambiente y ajusta su producción en forma inteligente para destruir el 99,9% de la carga viral que pueda haber en el recinto", agregó.

Asimismo, indicó que “es muy diferente de los ozonizadores comunes que se pueden encontrar en el mercado ya que tiene esas herramientas de monitoreo y control que permiten asegurar que se logran las concentraciones para que el ozono cumpla con su objetivo desinfectante".

Sobre la forma de aplicación, sostuvo que “debe utilizarse en recintos cerrados y en ausencia de personas ya que las concentraciones que se logran sobre lapsos de tiempos cortos, del orden de los 10 minutos, son extremadamente altas y la OMS (Organización Mundial de la Salud) no recomienda la exposición de las personas en lugares donde haya más de 0,1 partes por millón y para poder lograr el efecto de esterilización se necesitan más de mil veces de esa concentración".

En tanto, el aparato tiene un procesador de información que permite conectarse a una red de wifi y mostrar el resultado: “El dispositivo cuenta con un sistema incorporado de procesador de la información que le permite "tomar decisiones" y conectarse por wifi con una computadora para informar cuál fue el resultado del proceso de desinfección que realizó; lo que permite coordinar desde una misma computadora muchos equipos que estén en diferentes lugares”, afirmó.

Por otra parte, señalaron que esta herramienta está pensada para una eventual vuelta a la normalidad para combatir posibles nuevos contagios: "Se trata de un instrumento pensado para la etapa de 'vuelta a la normalidad' y está diseñado como una herramienta de desinfección efectiva, barata y rápida para minimizar posibles rebrotes de la enfermedad, y asegurar la higiene y la seguridad de la población”, dijo Romero.

En ese punto, el investigador destacó que "los costos de esterilizar por ozono son mucho menores que con químicos, por lo que si se tiene que hacer una esterilización frecuente de ambientes como por ejemplo aulas en un colegio, es más económico y más rápido".

El dispositivo está pensado como una herramienta de desinfección para para transportes públicos, ambulancias, salas de hospitales, laboratorios, aulas, lugares de trabajo común, y luego para otros lugares como gimnasios y comedores.

Con respecto a las ventajas sobre la luz ultravioleta, el director del IAR explicó que "si bien ésta también es efectiva, para poder matar el virus tiene que incidir sobre él directamente, por lo que en un ambiente con mobiliario éste puede obstaculizar que la luz ultravioleta alcance a todos los lugares donde está el virus; en cambio el ozono al ser un gas, llega a todos los rincones".

De esta manera, los científicos platenses trabajan para encontrar soluciones a la pandemia de coronavirus, y su proyecto, que ganó uno de los subsidios del "Programa de Articulación y Fortalecimiento Federal de las Capacidades en Ciencia y Tecnología Covid-19", está en la fase de construcción de los prototipos y los investigadores están en diálogo con el sector privado para la etapa de la producción.
 

COMENTARIOS

El dispositivo permite eliminar la presencia de este virus y otros más en los lugares cerrados.