Se disfrazó de trabajador de ABSA, cortó la calle y saqueó a dos jubiladas en La Plata | 0221
0221
Se disfrazó de trabajador de ABSA, cortó la calle y saqueó a dos jubiladas en La Plata
OPERATIVO TRUCHO

Se disfrazó de trabajador de ABSA, cortó la calle y saqueó a dos jubiladas en La Plata

Ocurrió en 36 entre 2 y 3. La modalidad fue insólita porque hasta pusieron conos naranjas, como si fuesen de la empresa. Es la segunda vez que pasa en el barrio

22 de octubre de 2021

Un grupo de delincuentes montó un operativo trucho de Aguas Bonaerenses S.A. (ABSA) en pleno Barrio Norte para engañar a los vecinos y terminar desvalijando una casa de la zona. Las víctimas fueron dos mujeres de 36 entre 2 y 3, que todavía no pueden creer lo que les pasó y aunque se cree que en el asalto actuaron varias personas, lo cierto es que fue solo un hombre el que, vestido con el mameluco típico de la empresa prestadora de agua en La Plata y la región, las saqueó.

El elaborado plan no solo incluía un trabajado speech sino también hasta un corte en la calle, en la que habían puesto conos naranjas para simular que estaban realizando una obra como suele verse habitualmente en varios puntos de la ciudad. Todo era una mentira.

"Era muy educado y amable, hasta se ofreció a entrarme algunas plantas y traer desinfectante", le dijo Teresa al diario El Día, una de las mujeres robadas y en referencia al ladrón, que tenía un barbijo por el que se le asomaba un bigote negro.

Cuando entraron a la casa, el delincuente le pidió que la acompañara hasta la terraza. "Tenemos que medir también el plomo y el cobre que viene de los caños", le mintió. En un momento le pidió que se quedara allí así él podía bajar a abrir la canilla y entonces aprovechó ese descuido para robar. Luego de 10 minutos y como no pasaba nada la mujer bajó y se encontró todo revuelto: el impostor le había robado pesos, dólares, alhajas, los ahorros de la operación de su hermana, dinero de su hija y más.

No es la primera vez que pasa en el barrio y por eso no se trata de un caso aislado, sino que es una modalidad que se está repitiendo, por lo que en la empresa piden a los vecinos que estén alertas y den aviso a las autoridades ante cualquier eventualidad.

COMENTARIOS

Ocurrió en 36 entre 2 y 3. La modalidad fue insólita porque hasta pusieron conos naranjas, como si fuesen de la empresa. Es la segunda vez que pasa en el barrio
0221

Se disfrazó de trabajador de ABSA, cortó la calle y saqueó a dos jubiladas en La Plata

Ocurrió en 36 entre 2 y 3. La modalidad fue insólita porque hasta pusieron conos naranjas, como si fuesen de la empresa. Es la segunda vez que pasa en el barrio
Se disfrazó de trabajador de ABSA, cortó la calle y saqueó a dos jubiladas en La Plata

Un grupo de delincuentes montó un operativo trucho de Aguas Bonaerenses S.A. (ABSA) en pleno Barrio Norte para engañar a los vecinos y terminar desvalijando una casa de la zona. Las víctimas fueron dos mujeres de 36 entre 2 y 3, que todavía no pueden creer lo que les pasó y aunque se cree que en el asalto actuaron varias personas, lo cierto es que fue solo un hombre el que, vestido con el mameluco típico de la empresa prestadora de agua en La Plata y la región, las saqueó.

El elaborado plan no solo incluía un trabajado speech sino también hasta un corte en la calle, en la que habían puesto conos naranjas para simular que estaban realizando una obra como suele verse habitualmente en varios puntos de la ciudad. Todo era una mentira.

"Era muy educado y amable, hasta se ofreció a entrarme algunas plantas y traer desinfectante", le dijo Teresa al diario El Día, una de las mujeres robadas y en referencia al ladrón, que tenía un barbijo por el que se le asomaba un bigote negro.

Cuando entraron a la casa, el delincuente le pidió que la acompañara hasta la terraza. "Tenemos que medir también el plomo y el cobre que viene de los caños", le mintió. En un momento le pidió que se quedara allí así él podía bajar a abrir la canilla y entonces aprovechó ese descuido para robar. Luego de 10 minutos y como no pasaba nada la mujer bajó y se encontró todo revuelto: el impostor le había robado pesos, dólares, alhajas, los ahorros de la operación de su hermana, dinero de su hija y más.

No es la primera vez que pasa en el barrio y por eso no se trata de un caso aislado, sino que es una modalidad que se está repitiendo, por lo que en la empresa piden a los vecinos que estén alertas y den aviso a las autoridades ante cualquier eventualidad.