Rescatan un trabajo musical de Cerati para la República de los Niños que nunca se escuchó | 0221
Rescatan un trabajo musical de Cerati para la República de los Niños que nunca se escuchó

Rescatan un trabajo musical de Cerati para la República de los Niños que nunca se escuchó

En 1999 el artista musicalizó un CD-ROM institucional en el que se promocionaba un megaplan de modernización del predio de Gonnet que nunca se concretó.

Reservado a la oscuridad de unos pocos cajones, cubierto por el polvo del olvido, un trabajo de difusión de las virtudes del predio de la República de los Niños y sus potencialidades en el marco de un proyecto de desarrollo que nunca se llevó a cabo, guarda una verdadera perla casi desconocida: la musicalización del trabajo fue hecha por Gustavo Cerati.

La tapa del CD-Room que musicalizó Cerati para un plan de modernización de la República de los Niños (Gentileza Néstor Lázaro)

Se trata de un CD-ROM que lleva como título La República del Tercer Milenio y fue realizado entre agosto de 1998 y mayo de 1999, durante la intendencia de Julio César Alak, en el que Cerati aportó su particular impronta musical.

El resultado de la contribución hecha por el cantante y guitarrista de Soda Stereo es un compendio de música instrumental con sello inequívocamente ceratiano que ha permanecido oculto durante más de dos décadas.  

El vínculo de Cerati con la Repu se dió a través de su hermana, Estela Cerati, por entonces casada con el director de Modernización del predio, Luis Cañeque, un arquitecto ligado al peronismo local que desarrolló durante más de un año un ambicioso plan que, manteniendo el perfil educativo y recreativo, proyectaba el espacio hacia el futuro y ampliaba sensiblemente la cantidad de edificios a partir de la búsqueda de inversores privados para su financiamiento.

La iniciativa, que quedó contenida en una “presentación digital interactiva multimedial” -toda una innovación para una época en la que el desarrollo masivo del mundo digital estaba en pañales-, aspiraba a poder concretarse para 2001, cuando el parque infantil cumpliera 50 años.

En los créditos aparece: "Musicalización Gustavo Cerati" (Gentileza Néstor Lázaro)

La administración de Alak buscaba revitalizar el predio que se hallaba muy venido abajo, con un grave déficit de mantenimiento. Por ello desde la Unidad Ejecutora de Proyectos Concesiones, a cargo de Daniel Rivelli, se encomendó, en 1997, al entonces director del Palacio Municipal, arquitecto Jorge Luis Disanti, que se ocupara de relevar la situación edilicia y armar un equipo para pensar alternativas de intervención.

El grupo de profesionales que trabajó bajo la dirección de Cañeque en esta iniciativa estaba integrado por el realizador audiovisual Carlos Merdek; los arquitectos Jorge Romero, Hernán Adrover, Gustavo Colombo, Cristian Canziani y Julían Marini; además del ingeniero Igancio Dagnino, el diseñador industrial Ángel Agüero y el analista de sistemas Carlos Lahera.

Era un momento en que se había abierto una fuerte discusión sobre el estado de abandono del predio y sobre su destino que provocó una fuerte reacción vecinal contra la posibilidad de una avanzada privatizadora. Esto y la debacle económico-social e institucional de 2001 terminó por dejar sin efecto la propuesta y condenó al ostracismo al CD del que, según recuerda Disanti, se hicieron 500 copias. 

El vínculo Cerati con la Repu se di a través de su hermana, Estela Cerati, por entonces casada con el director de Modernización del predio, Luis Cañeque

En 2011, cuando un grupo de empleados de la República de los Niños creó el Archivo Histórico Arq. Jorge H. Lima, desempolvó, entre muchos otros objetos y documentos, varias copias del CD que se hallaban dispersas en distintas dependencias del parque. “Es un orgullo que un músico de la categoría de Cerati haya dejado ese legado para nuestra República”, dice el arquitecto Néstor Lázaro, impulsor del archivo institucional y autor del recientemente editado libro República de los Niños. Saber ver, leer y comprender su arquitectura.

MODERNIZACIÓN

El proyecto para el que fue convocado Cerati contemplaba el desarrollo de un plan director, que incluía una puesta en valor, la ampliación de la infraestructura y equipamiento existente y el desarrollo de un programa educativo, según lo que dice en un video contenido en el CD el propio Cañeque, fallecido en 2016 a los 57 años. “Me inspiré en la historia del lugar y en la colección de cuentos infantiles de mi hija”, agrega. 

Cerati posa junto a una de las docentes del área pedagógica (Imagen gentileza Jorge Disanti)

Por su parte, Jorge Disanti considera que se trató de una propuesta “muy trascendente que, incluso, fue seguida de cerca desde la provincia y hasta se buscaba conseguir el padrinazgo para cada edificio”. Según el ex director de la República de los Niños, “lo extraordinario fue el compromiso con el que se hicieron las cosas que era muy profesional pero también ligado a la fantasía creativa, recuperando el espíritu original del lugar”, dice.

“Fue un trabajo de casi un año durante el cual primero filmamos en video todo el tema arquitectónico con la idea de mostrar las instalaciones y hacer un registro de todo el proyecto. En ese contexto se entrevistó al arquitecto Lima, uno de los responsables del diseño de la traza y los edificios con la idea de recuperar la historia”, cuenta, a su turno, el docente en Artes Visuales, Carlos Merdek, responsable junto con Cañeque del armado del guión del CD. Según Merdek, la participación de Cerati surgió por una cuestión familiar y vino de la mano de Cañeque. “Gustavo fue indicando con material de su propia discoteca los temas que podían usarse y sugirió dónde ponerlos para cada momento del trabajo”, rememora.

 

La confección de un compact disc, en el que por sugerencia del propio Cerati participó el mismo estudio de diseño que le hacía la gráfica de sus trabajos musicales, tenía como propósito servir para buscar inversores para el sostenimiento del futuro desarrollo del predio. Así, el armado multimedial quedó a cargo de los diseñadores gráficos Carolina Short y Tomás García Ferrari quienes, tiempo antes, habían trabajado en la propuesta de la website de Soda Stereo junto a Charly Alberti y, en 1996, participaron en la producción del diseño de Comfort y música para volar, el último disco de la banda antes de su separación.

La confección de un compact disc, en el que por sugerencia del propio Cerati participó el mismo estudio de diseño que le hacía la gráfica de sus trabajos musicales, tenía como propósito servir para buscar inversores para el sostenimiento del futuro desarrollo de la Repu.

“La República de los Niños es un parque temático ubicado cerca de la ciudad de La Plata, Argentina. El objetivo de este parque, creado a comienzos de los años 50, es introducir a los niños en las actividades e instituciones de la vida republicana. La República del Tercer Milenio es un proyecto de renovación y mejoramiento del parque, planeado por el municipio. El objetivo del CD era dar a conocer el lugar a posibles inversores, contar la historia y presentar el proyecto de transformación diseñado desde la Municipalidad”, se lee en la ficha técnica del trabajo publicada en la página web del estudio de diseño Bigital que comparten Short y García Ferrari y que, entre otros datos, ubica la realización del trabajo entre agosto de 1998 y mayo del año siguiente. 

“Gustavo nos hizo llegar una pila de CDs de música con sugerencias para ubicar cada cosa en determinados lugares”, cuentan Short y García Ferrari, en una charla por zoom con 0221.com.ar desde Nueva Zelanda, donde se encuentran radicados hace unos años. Los diseñadores, que confirmaron que su participación fue posible gracias a que el propio Cerati fue quien los recomendó para el trabajo, aseguran que el líder de Soda Stereo aportó su propia colección de música. “Eran todos temas instrumentales de estilo muzak con algunos autores que sólo Gustavo conocía y que formaban parte del tipo de música que él escuchaba”, precisa García Ferrari. Entre ellos mencionan al mexicano Esquivel –en rigor, Juan García Esquivel-, un ingeniero de sonido, pianista y compositor considerado pionero en la experimentación de lo que luego se llamó música electrónica, un rubro que cautivó a Cerati.

El paso del tiempo flaquea las memorias, sobre todo cuando se trata de iniciativas que quedan en el camino; se pierden aspectos, algunos trascendentes, de las historias y nadie se anima a aseverar cómo fue, realmente, el asunto. Por ejemplo, nadie sebe hoy, a ciencia cierta, si la musicalización hecha por Cerati incluyó alguna pieza producida especialmente para este trabajo. En la ficha del CD no se precisa ese punto y todo hace suponer que Cerati se concentró exclusivamente en una suerte de curaduría musical.  

Asimismo, en los créditos del disco compacto en que se señala el aporte de Cerati también se incluye aparte un especial agradecimiento ya que según recordaron quienes participaron de aquel proyecto el artista realizó esa tarea sin percibir una retribución. “Gustavo lo hizo como un gesto hacía la República de los Niños por la relación que tenía, a través de los miembros de su familia que estaban involucrados en este proyecto”, afirma Disanti. 

Además de Luis Cañeque, cuñado del destacado músico, también participaron en el trabajo dos de sus sobrinas: la actriz y comunicadora social Valentina Cañeque Cerati -hija de Luis y Estela-, quien con apenas seis años realizó la locución infantil de CD y Guadalupe Mujica Cerati, hija de Laura, la otra hermana del artista fallecido el 4 de septiembre de 2014. 

La pequeña Valentina Cañeque Cerati, en la grabación de la locución del CD musicalizado por su tío. (Imagen de Facebook)

De hecho, el vínculo de los Cerati con la Repu se afianzó por esos días ya que Estela Cerati ingresó a trabajar en el predio de Gonnet donde se desempeñó durante un tiempo en el área educativa.

“Me acuerdo de estar en casa con mis papás repitiendo la letra que tenía que decir y también estar re contenta en el estudio grabando”, cuenta Valentina convocada a hacer memoria sobre su participación en el CD. “Ahora que me preguntás creo que fue la primera vez que hice algo ligado a lo que hoy hago como adulta”, reflexiona. 

Al escuchar parte de la música del compact, el ingeniero de sonido Adrián Taverna, uno de los hombres que conoce mejor que nadie la obra de Cerati, aseguró que “lo que se oye no suena a la forma de composición” del líder de Soda Stereo. Taverna, que trabajó con el músico desde mediados de los 80, tanto en la época de Soda Stereo como en su etapa solista, consideró que “si Gustavo hubiera compuesto alguno de esos temas estarían registrados pero, además, ese material hubiera pasado por mi estudio”. En diálogo con este medio, el sonidista reveló que era común que Cerati armara especialmente compilados y música para algunos eventos y se inclinó por pensar que, en este caso, hizo una búsqueda entre material que pudiera adaptarse al cometido. 

CERATI Y LA REPU

Cerati visitó varias veces la República de los Niños. Algunas de esas ocasiones quedaron reflejadas en crónicas periodísticas de la época. Como en noviembre de 2001, al cumplirse el 50 aniversario del predio, cuando se hizo presente como uno más entre los miles de asistentes a las actividades organizadas para la celebración. 

Los memoriosos apuntan, asimismo, otro episodio surgido de una coincidencia azarosa: Benito, el mayor de los hijos del cantante nació el 26 de noviembre de 1993. Es el mismo día en que se celebra la fundación de la República de los Niños. En 2006, cuando Benito cumplía 13 años festejó su cumpleaños en el predio de Gonnet y, en el marco de la celebración del aniversario 55 del parque, fue especialmente homenajeado por las autoridades del lugar.

Disanti recuerda que, más de una vez, Cerati llevó a recorrer el predio a otros músicos y amigos. El ex funcionario evoca, incluso, algo que podría ser una enorme e inesperada revelación: en una oportunidad Cerati visitó el predio junto a Luis Alberto Spinetta en busca de una locación para un eventual proyecto conjunto. Aquel día -asegura Disanti- ambos referentes de la música nacional se fotografiaron sentados en el cordón de una de las veredas del Palacio de Cultura. Después de esa visita, en 2004, Spinetta grabó el tema "Bello abril", incluido en Naturaleza sangre, en la República de los Niños junto a Fito Páez, con quien, siempre según Disanti, Cerati también recorrió el parque en alguna oportunidad.