El desgarrador testimonio de la mamá de Torrejita: "Lo mataron las malas juntas" | 0221
0221
El desgarrador testimonio de la mamá de Torrejita: "Lo mataron las malas juntas"
ENTRADERA FATAL EN LA LOMA

El desgarrador testimonio de la mamá de Torrejita: "Lo mataron las malas juntas"

La mujer denunció que una persona de entre 34 o 40 años "lo mandaba a hacer los trabajos sucios". "Lo dejaron tirado como a un perrito", aseguró.

25 de junio de 2021

La madre de Ezequiel, el chico de 15 años que fue asesinado en un intento de robo en el barrio La Loma, rompió el silencio y contó que su hijo empezó a delinquir como consecuencia de "las malas juntas y las malas compañía". En medio del dolor por el trágico hecho, Natalia denunció que "Torrejita", como apodaban al adolescente, fue enviado por un hombre que recluta menores para hacer "trabajos sucios para él".

"Es una basura, un hombre grande, un reclutador de menores que lo mandaba hacer los trabajos sucios para él. Me lo mataron, me lo dejaron tirado como a un perrito. Lo que estoy sufriendo no se lo deseo ni a la persona más basura que puede haber", expresó la muje.

En diálogo con Telenoche, sostuvo que "él era un nene muy cerrado, era raro que me contara cosas" y señaló que todo comenzó "hace dos años, cuando tenía 13, fue ahí que abandonó la escuela". "Fue mi primer hijo, me crié a la par de él siendo mamá. Tenía 16 años cuando nació Ezequiel y lo crié sola, con mi familia, mi abuela y mis tías. El papá hace poco empezó a tener más comunicación con Ezequiel y ahora se arrepiente", sostuvo. Según explicó, la relación entre padre e hijo se había comenzado a reconstruir: "Hacía tiempo que se venían hablando, lo estuvo acompañando mucho. Le traía plata y mercadería".

El adolescente murió en la noche del pasado 22 de junio, tras protagonizar un feroz entradera en 49 entre 27 y 28 donde a punta de pistola tomó de rehén a un chico de 7 años y lo usó como un escudo humano para intentar ingresar a una vivienda. Dentro de la casa, un vecino del propietario se defendió y le disparó en el sector del living, hiriendo de gravedad al delincuente y obligándolo a huir. A los pocos metros, se encontró con un cómplice y ambos escaparon en una moto, pero tras movilizarse un par de cuadras el chico baleado se desplomó sobre el asfalto y murió.

"A mi hijo en ese momento le dieron la pistola, por lo visto, porque no vi el video. Cuando le decían el asesino, el chorro y el ladrón, no pude terminar de mirar el video, así que no te puedo decir que si estaba con un arma. No lo pude ver como madre, porque hay cosas que no puedo ver", dijo Natalia entre lágrimas y agregó: "No puedo ni siquiera 'chusmear' las redes porque me hace mal ver la fotos de mi hijo... no puedo".

Según contó la mamá, en varios momentos discutió con Ezequiel por las actividades delictivas que realizaba. "Yo no quería que se junte con nadie. Las cosas que no van, no van. Él tenía que terminar el estudio para poder tener un buen trabajo", aseguró. Por último, Natalia reveló que todavía sus hijos más chicos no saben lo que ocurrió con Torrejita: "Mis hijos más chiquitos no saben lo de Ezequiel, ¿cómo se lo cuento a los hermanos?", cerró.

El caso está en manos de la fiscal Virginia Bravo, quien desarrolla un trabajo tan prolijo como silencioso. Está tras los pasos del cómplice del menor abatido en el intento de asalto. La causa fue caratulada como "homicidio y tentativa de robo", pero se trata de un encuadre provisorio que puede variar (o no) con el avance de la pesquisa.

EL CASO

El delincuente murió baleado por Marcelo Maza a cuyos hijos de 7 y 9 amenazó con un arma y a uno de los cuales intentó utilizar como escudo para entrar a las patadas a robar a la casa de un amigo al que en ese momento visitaba. El hecho, que duró apenas 12 segundos, quedó filmado por las cámaras de seguridad de la vivienda ubicada en calle 49 entre 27 y 28.

De acuerdo con la investigación en curso, dos ladrones a bordo de una moto quisieron entrar a robar a una casa y, para eso, uno de ellos, de 15 años, se aproximó a un auto que estaba estacionado sobre la vereda con las puertas abiertas, donde se encontraban una niña de 9 años y su hermano, de 7, junto a una perra, a la espera de que su papá, un peluquero de 42, terminara de conversar con un amigo en el interior de la casa. Según lo registrado por las cámaras, el asaltante se acercó por la puerta derecha del auto y atrapó al niño, quien llevaba en sus manos una escopeta de juguete. Por la fuerza, el delincuente arrastró al chico hasta la puerta de la casa, pero éste oponía resistencia y finalmente logró zafarse y salir corriendo hacia una de las esquinas con su hermana. Tras ello, el ladrón rompió la puerta a patadas e ingresó a la casa, donde para ese momento Germán el propietario, un enfermero de 42 años, pulsó la alarma vecinal al ver por las cámaras lo que sucedía en la calle.

De acuerdo con el relato del dueño de casa, el ladrón "entró tirando" por lo que su amigo y padre de los niños repelió el ataque con una pistola calibre 635 de la que es legítimo usuario.

El ladrón herido escapó corriendo de la vivienda sin concretar el robo y abordó la moto de su cómplice que lo esperaba a unos metros. Ambos emprendieron la fuga, pero a unas 10 cuadras del lugar el herido cayó sobre el asfalto y quedó muerto en el lugar, donde fue hallado por la policía. El segundo de los asaltantes siguió su camino, pero se comunicó por teléfono con los familiares del chico, que pronto llegaron al lugar. El hallazgo del cuerpo motivó un fuerte despliegue policial, hasta que pudo constatarse lo que había sucedido.

En declaraciones a la prensa en la puerta de su casa, Germán contó que "el ladrón, apenas entró a la casa, disparó. Nos tiró a matar al sonar la alarma". "Fueron 12 segundos de terror", añadió el enfermero, quien relató que todo comenzó cuando estaba en su casa con su amigo, mientas afuera en el auto habían quedado los dos niños con la perra, a quienes miraban por las cámaras de seguridad de su casa.

Según el dueño de la vivienda, al advertir que un ladrón se acercó a los chicos y tomó por la fuerza a uno de ellos, él accionó la alarma vecinal, lo que "enfureció" al asaltante, que entró a la casa tras abrir la puerta a patadas.

Germán contó que al ver al ladrón en el interior de la casa, se tiró al piso y quiso agarrar una tijera para defenderse: "Uno no sabe qué hacer", manifestó. Sobre su amigo, en tanto, contó que disparó luego de que el adolescente tirara primero. "Fue legítima defensa y él está libre. Marcelo tenía el arma y el ladrón le dispara y ahí le dispara él", aseguró. También se refirió a los dos hijos de Maza: "Los nenes estaban llorando desconsolados, si ellos entraban podía haber pasado cualquier cosa", dijo.

Tras el hecho, acudió al lugar del hallazgo del cuerpo el personal del Servicio de Atención Médica de Emergencias (SAME) que constató el fallecimiento del adolescente, mientras que la Policía Científica comenzó con las pericias correspondientes en la vivienda.

COMENTARIOS

La mujer denunció que una persona de entre 34 o 40 años "lo mandaba a hacer los trabajos sucios". "Lo dejaron tirado como a un perrito", aseguró.
0221

El desgarrador testimonio de la mamá de Torrejita: "Lo mataron las malas juntas"

La mujer denunció que una persona de entre 34 o 40 años "lo mandaba a hacer los trabajos sucios". "Lo dejaron tirado como a un perrito", aseguró.
El desgarrador testimonio de la mamá de Torrejita: "Lo mataron las malas juntas"

La madre de Ezequiel, el chico de 15 años que fue asesinado en un intento de robo en el barrio La Loma, rompió el silencio y contó que su hijo empezó a delinquir como consecuencia de "las malas juntas y las malas compañía". En medio del dolor por el trágico hecho, Natalia denunció que "Torrejita", como apodaban al adolescente, fue enviado por un hombre que recluta menores para hacer "trabajos sucios para él".

"Es una basura, un hombre grande, un reclutador de menores que lo mandaba hacer los trabajos sucios para él. Me lo mataron, me lo dejaron tirado como a un perrito. Lo que estoy sufriendo no se lo deseo ni a la persona más basura que puede haber", expresó la muje.

En diálogo con Telenoche, sostuvo que "él era un nene muy cerrado, era raro que me contara cosas" y señaló que todo comenzó "hace dos años, cuando tenía 13, fue ahí que abandonó la escuela". "Fue mi primer hijo, me crié a la par de él siendo mamá. Tenía 16 años cuando nació Ezequiel y lo crié sola, con mi familia, mi abuela y mis tías. El papá hace poco empezó a tener más comunicación con Ezequiel y ahora se arrepiente", sostuvo. Según explicó, la relación entre padre e hijo se había comenzado a reconstruir: "Hacía tiempo que se venían hablando, lo estuvo acompañando mucho. Le traía plata y mercadería".

El adolescente murió en la noche del pasado 22 de junio, tras protagonizar un feroz entradera en 49 entre 27 y 28 donde a punta de pistola tomó de rehén a un chico de 7 años y lo usó como un escudo humano para intentar ingresar a una vivienda. Dentro de la casa, un vecino del propietario se defendió y le disparó en el sector del living, hiriendo de gravedad al delincuente y obligándolo a huir. A los pocos metros, se encontró con un cómplice y ambos escaparon en una moto, pero tras movilizarse un par de cuadras el chico baleado se desplomó sobre el asfalto y murió.

"A mi hijo en ese momento le dieron la pistola, por lo visto, porque no vi el video. Cuando le decían el asesino, el chorro y el ladrón, no pude terminar de mirar el video, así que no te puedo decir que si estaba con un arma. No lo pude ver como madre, porque hay cosas que no puedo ver", dijo Natalia entre lágrimas y agregó: "No puedo ni siquiera 'chusmear' las redes porque me hace mal ver la fotos de mi hijo... no puedo".

Según contó la mamá, en varios momentos discutió con Ezequiel por las actividades delictivas que realizaba. "Yo no quería que se junte con nadie. Las cosas que no van, no van. Él tenía que terminar el estudio para poder tener un buen trabajo", aseguró. Por último, Natalia reveló que todavía sus hijos más chicos no saben lo que ocurrió con Torrejita: "Mis hijos más chiquitos no saben lo de Ezequiel, ¿cómo se lo cuento a los hermanos?", cerró.

El caso está en manos de la fiscal Virginia Bravo, quien desarrolla un trabajo tan prolijo como silencioso. Está tras los pasos del cómplice del menor abatido en el intento de asalto. La causa fue caratulada como "homicidio y tentativa de robo", pero se trata de un encuadre provisorio que puede variar (o no) con el avance de la pesquisa.

EL CASO

El delincuente murió baleado por Marcelo Maza a cuyos hijos de 7 y 9 amenazó con un arma y a uno de los cuales intentó utilizar como escudo para entrar a las patadas a robar a la casa de un amigo al que en ese momento visitaba. El hecho, que duró apenas 12 segundos, quedó filmado por las cámaras de seguridad de la vivienda ubicada en calle 49 entre 27 y 28.

De acuerdo con la investigación en curso, dos ladrones a bordo de una moto quisieron entrar a robar a una casa y, para eso, uno de ellos, de 15 años, se aproximó a un auto que estaba estacionado sobre la vereda con las puertas abiertas, donde se encontraban una niña de 9 años y su hermano, de 7, junto a una perra, a la espera de que su papá, un peluquero de 42, terminara de conversar con un amigo en el interior de la casa. Según lo registrado por las cámaras, el asaltante se acercó por la puerta derecha del auto y atrapó al niño, quien llevaba en sus manos una escopeta de juguete. Por la fuerza, el delincuente arrastró al chico hasta la puerta de la casa, pero éste oponía resistencia y finalmente logró zafarse y salir corriendo hacia una de las esquinas con su hermana. Tras ello, el ladrón rompió la puerta a patadas e ingresó a la casa, donde para ese momento Germán el propietario, un enfermero de 42 años, pulsó la alarma vecinal al ver por las cámaras lo que sucedía en la calle.

De acuerdo con el relato del dueño de casa, el ladrón "entró tirando" por lo que su amigo y padre de los niños repelió el ataque con una pistola calibre 635 de la que es legítimo usuario.

El ladrón herido escapó corriendo de la vivienda sin concretar el robo y abordó la moto de su cómplice que lo esperaba a unos metros. Ambos emprendieron la fuga, pero a unas 10 cuadras del lugar el herido cayó sobre el asfalto y quedó muerto en el lugar, donde fue hallado por la policía. El segundo de los asaltantes siguió su camino, pero se comunicó por teléfono con los familiares del chico, que pronto llegaron al lugar. El hallazgo del cuerpo motivó un fuerte despliegue policial, hasta que pudo constatarse lo que había sucedido.

En declaraciones a la prensa en la puerta de su casa, Germán contó que "el ladrón, apenas entró a la casa, disparó. Nos tiró a matar al sonar la alarma". "Fueron 12 segundos de terror", añadió el enfermero, quien relató que todo comenzó cuando estaba en su casa con su amigo, mientas afuera en el auto habían quedado los dos niños con la perra, a quienes miraban por las cámaras de seguridad de su casa.

Según el dueño de la vivienda, al advertir que un ladrón se acercó a los chicos y tomó por la fuerza a uno de ellos, él accionó la alarma vecinal, lo que "enfureció" al asaltante, que entró a la casa tras abrir la puerta a patadas.

Germán contó que al ver al ladrón en el interior de la casa, se tiró al piso y quiso agarrar una tijera para defenderse: "Uno no sabe qué hacer", manifestó. Sobre su amigo, en tanto, contó que disparó luego de que el adolescente tirara primero. "Fue legítima defensa y él está libre. Marcelo tenía el arma y el ladrón le dispara y ahí le dispara él", aseguró. También se refirió a los dos hijos de Maza: "Los nenes estaban llorando desconsolados, si ellos entraban podía haber pasado cualquier cosa", dijo.

Tras el hecho, acudió al lugar del hallazgo del cuerpo el personal del Servicio de Atención Médica de Emergencias (SAME) que constató el fallecimiento del adolescente, mientras que la Policía Científica comenzó con las pericias correspondientes en la vivienda.