Habló el peluquero que mató a Torrejita: “Tuve miedo de encontrar a mis hijos muertos” | 0221
0221
Habló el peluquero que mató a Torrejita: “Tuve miedo de encontrar a mis hijos muertos”
ENTRADERA EN LA LOMA

Habló el peluquero que mató a Torrejita: “Tuve miedo de encontrar a mis hijos muertos”

"Si nos decía que era un robo, le dábamos todo y se iba", aseguró el hombre en referencia al joven de 15 años que disparó para robar en la casa de su amigo. 

02 de julio de 2021

Marcelo Masa, el peluquero que se disparó y mató a un adolescente de 15 años que había querido robarles, recordó detalles del asalto a poco más de una semana del hecho que conmovió a La Plata. El hombre asegura que no quiere "vivir más en ese día", es decir en la noche del 22 de junio en la que se enfrentó y mató al chico que quiso robarles, y que había disparado dentro de la casa de su amigo tras haber intentado retener a punta de pistola a los dos hijos del peluquero, que se hallaban jugando en la puerta.  

Parte de la secuencia quedó grabada por las cámaras de seguridad de la casa de Germán Padrón, en 49, entre 27 y 28, donde la familia Masa había parado a saludar como solía hacerlo casi todos los días ."Es una relación de muchos años, yo voy a su casa como si fuera la mía", remarcó. 

Según Masa, solo pudo ver el video "una vez": quedó abrumado por las imágenes en que el joven fallecido, apodado "Torrejita", amenazaba con un arma calibre .38 a su hijo de 7 años. "¿Cómo un tipo le va poner el fierro en la cabeza a un nene?" , se preguntó el peluquero.

El hombre -todavía prófugo- que llevó a "Torrejita" a cometer el delito, "lo dejó abandonado como a un perrito", denunció la madre del joven abatido. Marcelo, por su parte, asegura que está "mal", y que empezó una terapia psicológica "porque me siento exaltado, angustiado, no duermo. Es una situación horrible".

El brusco arribo de "Torrejita", que llegó encapuchado, con campera negra, tapaboca y revólver en mano, impactó a los dos hombres. Tras ver cómo tomaba al niño, por breves segundos, como "escudo humano", Germán accionó la alarma comunitaria. Para Marcelo eso fue lo que "puso loco" al ladrón, que comenzó a patear la puerta para entrar.

Tres golpes más tarde logró meterse en la sala que da al consultorio, donde Padrón, que es enfermero, tiene sus herramientas de trabajo. "Ahí guarda de todo, las camillas, sillas. No hay mucho lugar para moverse, así que el chico estaba a unos tres o cuatro metros cuando nos tiró. No gritó, no dijo nada: tiró directamente”, afirmó Masa a El Día, a quien un proyectil impactó a 20 centímetros de su hombro. Otro de los balazos dio en un candelabro.

"Pensé que venían a matarnos, porque no dijo nada. Hubo nada más que tiros, el estruendo me aturdió. Y cuando salí tenía miedo de encontrarme a mis hijos muertos, por eso lo primero que hice fue revisar el auto… pensé lo peor", aseguró. Sin embargo sus hijos habían escapado hacia la esquina, donde fueron auxiliados por dos recolectores de basura y una pareja de jubilados, respectivamente, para luego reencontrarse con su papá. 

"Yo tiré para sacármelo de encima, quería ir con mis hijos, ni siquiera apunté con precisión. Lo más fácil era decirnos ‘quédense quietos, les voy a robar’, porque ahí se acababa la historia; le dábamos lo que teníamos encima y listo, se iba", aseguró. Y planteó: "Le quitaron la inocencia a mi nene y la mayor quedó muy afectada. Uno no está preparado para lo que sigue, para afrontar estas cosas". 

COMENTARIOS

"Si nos decía que era un robo, le dábamos todo y se iba", aseguró el hombre en referencia al joven de 15 años que disparó para robar en la casa de su amigo. 
0221

Habló el peluquero que mató a Torrejita: “Tuve miedo de encontrar a mis hijos muertos”

"Si nos decía que era un robo, le dábamos todo y se iba", aseguró el hombre en referencia al joven de 15 años que disparó para robar en la casa de su amigo. 
Habló el peluquero que mató a Torrejita: “Tuve miedo de encontrar a mis hijos muertos”

Marcelo Masa, el peluquero que se disparó y mató a un adolescente de 15 años que había querido robarles, recordó detalles del asalto a poco más de una semana del hecho que conmovió a La Plata. El hombre asegura que no quiere "vivir más en ese día", es decir en la noche del 22 de junio en la que se enfrentó y mató al chico que quiso robarles, y que había disparado dentro de la casa de su amigo tras haber intentado retener a punta de pistola a los dos hijos del peluquero, que se hallaban jugando en la puerta.  

Parte de la secuencia quedó grabada por las cámaras de seguridad de la casa de Germán Padrón, en 49, entre 27 y 28, donde la familia Masa había parado a saludar como solía hacerlo casi todos los días ."Es una relación de muchos años, yo voy a su casa como si fuera la mía", remarcó. 

Según Masa, solo pudo ver el video "una vez": quedó abrumado por las imágenes en que el joven fallecido, apodado "Torrejita", amenazaba con un arma calibre .38 a su hijo de 7 años. "¿Cómo un tipo le va poner el fierro en la cabeza a un nene?" , se preguntó el peluquero.

El hombre -todavía prófugo- que llevó a "Torrejita" a cometer el delito, "lo dejó abandonado como a un perrito", denunció la madre del joven abatido. Marcelo, por su parte, asegura que está "mal", y que empezó una terapia psicológica "porque me siento exaltado, angustiado, no duermo. Es una situación horrible".

El brusco arribo de "Torrejita", que llegó encapuchado, con campera negra, tapaboca y revólver en mano, impactó a los dos hombres. Tras ver cómo tomaba al niño, por breves segundos, como "escudo humano", Germán accionó la alarma comunitaria. Para Marcelo eso fue lo que "puso loco" al ladrón, que comenzó a patear la puerta para entrar.

Tres golpes más tarde logró meterse en la sala que da al consultorio, donde Padrón, que es enfermero, tiene sus herramientas de trabajo. "Ahí guarda de todo, las camillas, sillas. No hay mucho lugar para moverse, así que el chico estaba a unos tres o cuatro metros cuando nos tiró. No gritó, no dijo nada: tiró directamente”, afirmó Masa a El Día, a quien un proyectil impactó a 20 centímetros de su hombro. Otro de los balazos dio en un candelabro.

"Pensé que venían a matarnos, porque no dijo nada. Hubo nada más que tiros, el estruendo me aturdió. Y cuando salí tenía miedo de encontrarme a mis hijos muertos, por eso lo primero que hice fue revisar el auto… pensé lo peor", aseguró. Sin embargo sus hijos habían escapado hacia la esquina, donde fueron auxiliados por dos recolectores de basura y una pareja de jubilados, respectivamente, para luego reencontrarse con su papá. 

"Yo tiré para sacármelo de encima, quería ir con mis hijos, ni siquiera apunté con precisión. Lo más fácil era decirnos ‘quédense quietos, les voy a robar’, porque ahí se acababa la historia; le dábamos lo que teníamos encima y listo, se iba", aseguró. Y planteó: "Le quitaron la inocencia a mi nene y la mayor quedó muy afectada. Uno no está preparado para lo que sigue, para afrontar estas cosas".