Un hombre entró a la casa de su ex por la ventana, la golpeó y amenazó con matarla | 0221
0221
Un hombre entró a la casa de su ex por la ventana, la golpeó y amenazó con matarla
TIENE 10 DENUNCIAS

Un hombre entró a la casa de su ex por la ventana, la golpeó y amenazó con matarla

SGM vive en Ensenada, tiene 37 años y salió un tiempo con el denunciado. Ahora no para de sufrir acoso, violencia física y amenazas y teme por su vida.

22 de julio de 2021

"Estoy viviendo violencia de género hace meses. Con esta persona, PMM, mantuve una relación que a los 3 meses tuvo su primer episodio de agresión, que fue verbal", cuenta SGM con la voz quebrada por la angustia. "A raíz de eso cada vez fue creciendo más, hasta recibir golpes", explica. Comenzaron a salir en octubre del 2020 y se separaron a los pocos meses, pero aún después la violencia continuó. Este miércoles a la 1, PMM ingresó a la vivienda de su ex, en Ensenada, tras romper la ventana del primer piso. Prendió fuego parte de sus pertenencias, la amenazó de muerte y la lastimó otra vez.

"Me mordió el pómulo del lado izquierdo y me dijo que si no volvía con él me iba a matar. Tengo golpes en la cabeza por las piñas que me dio, los brazos marcados porque me tuvo acorralada en la cama. Intenté bajar las escaleras y me tiró... gracias a Dios pude pedir ayuda", recuerda SGM. Es que una de las ventanas de su casa da al patio de la casa de su mamá; desde ahí escucharon los gritos y pudieron llamar al 911 para pedir ayuda.

Aunque "lamentablemente llegaron 10 minutos más tarde de que él se escapara, no lo pudimos retener". A pesar de que tiene más de 10 denuncias por motivos de violencia de género hechas por otras parejas, entre ellas la madre de sus dos hijos, PMM, de 35 años, sigue en libertad. "Me acosa en mi trabajo, yo estoy en un comercio. Me tengo que manejar en un remís para ir y volver a casa todos los días. Me espera en el trabajo, pasé episodios hace unas semanas de tener que pedir ayuda en la calle", cuenta SGM angustiada, y aclara que "a veces la gente no se mete por miedo".

"No puedo vivir en paz hace meses. Tengo mensajes suyos de cualquier red social, lo bloqueo y se hace otra cuenta, tengo el teléfono con las llamadas bloqueadas de la cantidad de veces que me llamó desde números distintos. Vivo con miedo, me amenaza de muerte, desde el miércoles que no voy a trabajar por los golpes pero además por el miedo. Él se aparece en el comercio donde trabajo, he estado atendiendo y se mete a comprar como si fuera un cliente más", asegura la mujer.

UN PATRÓN DE VIOLENCIA

La primera denuncia que hizo SGM fue en enero. Esa fue la única vez, según cuenta, que lo demoraron unas horas en comisaría (ya que había irrumpido en su domicilio): el resto de las agresiones y denuncias no resultó más que en medidas de restricción que PMM se cansa de incumplir. "Desde enero fue todo escalofriante, hubo muchos momentos feos. Me cerró los dedos con la puerta del auto por querer bajarme, me obligó a ir a su domicilio... Antes de escapar de mi casa este miércoles se le cayeron las llaves del auto. Cuando vino la policía les pedí que buscaran el auto porque se había dejado las llaves, les dije que muy lejos no podía estar, pero el auto no estaba por la zona. Cerca de casa hay una plaza, yo he pasado y lo he visto parado sobre 123. Este jueves vieron el auto, cerca de la rotonda, estaba estacionado en una calle cortada", relata SGM.

La mujer reitera que no es la única que lo denunció: "Soy la última persona que lo hizo, este mismo miércoles a la madrugada. Pero él tiene dos hijos que no ve por hechos de violencia de género contra las mamás. A su hija no la ve desde que tiene dos meses, tiene prohibido acercarse. Es una persona muy violenta, hay otras chicas que hablaron con mi hermana y que le hicieron un escrache social, ellas saben el calvario que vivo. También se comunicaron otras mujeres que desde el 2015 vienen haciéndole denuncias, pero la Justicia nunca hizo nada con eso".

Con una de esas víctimas, cuenta, se separó hace 3 años, pero "el año pasado la ubicó y se apareció en su departamento. Hace diez días también se le apareció en el trabajo. Es un acosador, está muy enfermo, y lamentablemente la justicia no hace nada. Espero que actúen, porque no soy la única. Al día de hoy tiene más de 10 denuncias. Siento que hoy puedo ser una menos, o el día de mañana puede ser otra chica", asegura SGM. "Espero que esta vez la justicia actúe del lado de la verdad, de las personas que la necesitamos".

COMENTARIOS

SGM vive en Ensenada, tiene 37 años y salió un tiempo con el denunciado. Ahora no para de sufrir acoso, violencia física y amenazas y teme por su vida.
0221

Un hombre entró a la casa de su ex por la ventana, la golpeó y amenazó con matarla

SGM vive en Ensenada, tiene 37 años y salió un tiempo con el denunciado. Ahora no para de sufrir acoso, violencia física y amenazas y teme por su vida.
Un hombre entró a la casa de su ex por la ventana, la golpeó y amenazó con matarla

"Estoy viviendo violencia de género hace meses. Con esta persona, PMM, mantuve una relación que a los 3 meses tuvo su primer episodio de agresión, que fue verbal", cuenta SGM con la voz quebrada por la angustia. "A raíz de eso cada vez fue creciendo más, hasta recibir golpes", explica. Comenzaron a salir en octubre del 2020 y se separaron a los pocos meses, pero aún después la violencia continuó. Este miércoles a la 1, PMM ingresó a la vivienda de su ex, en Ensenada, tras romper la ventana del primer piso. Prendió fuego parte de sus pertenencias, la amenazó de muerte y la lastimó otra vez.

"Me mordió el pómulo del lado izquierdo y me dijo que si no volvía con él me iba a matar. Tengo golpes en la cabeza por las piñas que me dio, los brazos marcados porque me tuvo acorralada en la cama. Intenté bajar las escaleras y me tiró... gracias a Dios pude pedir ayuda", recuerda SGM. Es que una de las ventanas de su casa da al patio de la casa de su mamá; desde ahí escucharon los gritos y pudieron llamar al 911 para pedir ayuda.

Aunque "lamentablemente llegaron 10 minutos más tarde de que él se escapara, no lo pudimos retener". A pesar de que tiene más de 10 denuncias por motivos de violencia de género hechas por otras parejas, entre ellas la madre de sus dos hijos, PMM, de 35 años, sigue en libertad. "Me acosa en mi trabajo, yo estoy en un comercio. Me tengo que manejar en un remís para ir y volver a casa todos los días. Me espera en el trabajo, pasé episodios hace unas semanas de tener que pedir ayuda en la calle", cuenta SGM angustiada, y aclara que "a veces la gente no se mete por miedo".

"No puedo vivir en paz hace meses. Tengo mensajes suyos de cualquier red social, lo bloqueo y se hace otra cuenta, tengo el teléfono con las llamadas bloqueadas de la cantidad de veces que me llamó desde números distintos. Vivo con miedo, me amenaza de muerte, desde el miércoles que no voy a trabajar por los golpes pero además por el miedo. Él se aparece en el comercio donde trabajo, he estado atendiendo y se mete a comprar como si fuera un cliente más", asegura la mujer.

UN PATRÓN DE VIOLENCIA

La primera denuncia que hizo SGM fue en enero. Esa fue la única vez, según cuenta, que lo demoraron unas horas en comisaría (ya que había irrumpido en su domicilio): el resto de las agresiones y denuncias no resultó más que en medidas de restricción que PMM se cansa de incumplir. "Desde enero fue todo escalofriante, hubo muchos momentos feos. Me cerró los dedos con la puerta del auto por querer bajarme, me obligó a ir a su domicilio... Antes de escapar de mi casa este miércoles se le cayeron las llaves del auto. Cuando vino la policía les pedí que buscaran el auto porque se había dejado las llaves, les dije que muy lejos no podía estar, pero el auto no estaba por la zona. Cerca de casa hay una plaza, yo he pasado y lo he visto parado sobre 123. Este jueves vieron el auto, cerca de la rotonda, estaba estacionado en una calle cortada", relata SGM.

La mujer reitera que no es la única que lo denunció: "Soy la última persona que lo hizo, este mismo miércoles a la madrugada. Pero él tiene dos hijos que no ve por hechos de violencia de género contra las mamás. A su hija no la ve desde que tiene dos meses, tiene prohibido acercarse. Es una persona muy violenta, hay otras chicas que hablaron con mi hermana y que le hicieron un escrache social, ellas saben el calvario que vivo. También se comunicaron otras mujeres que desde el 2015 vienen haciéndole denuncias, pero la Justicia nunca hizo nada con eso".

Con una de esas víctimas, cuenta, se separó hace 3 años, pero "el año pasado la ubicó y se apareció en su departamento. Hace diez días también se le apareció en el trabajo. Es un acosador, está muy enfermo, y lamentablemente la justicia no hace nada. Espero que actúen, porque no soy la única. Al día de hoy tiene más de 10 denuncias. Siento que hoy puedo ser una menos, o el día de mañana puede ser otra chica", asegura SGM. "Espero que esta vez la justicia actúe del lado de la verdad, de las personas que la necesitamos".