El regreso de los candidatos sin piso: nunca superan las PASO pero vuelven a intentarlo | 0221
0221
El regreso de los candidatos sin piso: nunca superan las PASO pero vuelven a intentarlo
ELECCIONES 2021

El regreso de los candidatos sin piso: nunca superan las PASO pero vuelven a intentarlo

Vienen participando en los procesos electorales anteriores sin alcanzar el mínimo para llegar a las generales. Los casos de Panella, Pacharotti y Jazmín.

23 de julio de 2021

El cierre de listas en La Plata contará, de acuerdo a las negociaciones previas, con la participación de un elenco estable de dirigentes que de manera recurrente participan de elecciones sin obtener la representación mínima que les permita superar la etapa de las PASO para poder llevar su boleta a las elecciones generales. 

Muchos de ellos tuvieron mejores momentos como parte de una estructura más grande, pero desde que volvieron al llano quedaron marginados de sus partidos de origen y nunca pudieron volver al ruedo pese a que insistentemente lo intentan. 

En el proceso electoral que arrancó la semana pasada con la presentación del los frentes y alianza y continuará el próximo sábado con el cierre de las listas, aparecen al menos tras casos que son paradigmáticos, todos con pasado legislativo, sea en la Legislatura bonaerense o en el Concejo Deliberante: El radical Sergio Panella, el peronista exbruerista Javier Pacharotti y el vecinalista Gerardo Jazmín.

No son los únicos pero sirven como muestra de un tipo de trayectoria política. Cuando se conozca el resto de los armados se podrá evaluar cuántos candidatos semejantes poblarán con sus nombres las boletas.

ASISTENCIA PERFECTA

La evolución del radical Panella, quien ahora ve reverdecer las chances de acceder a un espacio de poder con la aparición de Facundo Manes como precandidato de la UCR y una interna contra el PRO que se trasladará a La Plata, va desde los 83.000 votos que en 2009 lo llevaron a una banca en la Cámara de Diputados bonaerense a los apenas 2.500 sufragios que obtuvo en las PASO de 2019 como parte del partido MODE 

En el medio cumplió un ciclo con presentaciones en las cinco PASO que se realizaron desde 2011 sin que pudiera superar ninguna de ellas. También tiene el récord de no haber superado nunca esa instancia. De las cinco elecciones que hubo, en tres ocasiones perdió en internas en el marco de distintos armados y en las dos restantes no superó el 1,5% requerido para poder competir en las generales. Fue tres veces por la intendencia, una vez como concejal y la restante como diputado provincial. Y nunca lo hizo por el mismo frente político ni con los mismos aliados.

En 2009 Formó parte del Acuerdo Cívico y Social con el que llegó a la Cámara baja; en 2011 compitió como parte de la alianza UDESO que compartieron Ricardo Alfonsín y Francisco De Narváez, cuando perdió en las PASO contra el peronista Gonzalo Atanasof; en 2013 fue parte del Frente Progresista Cívico y Social y perdió en las PASO contra el GEN de Juan Cocino; y recaló como precandidato a intendente derrotado por Garro en 2015 con la alianza Cambiemos ya formada. En 2017, distanciado del oficialismo armó “El Cambio Real” pero obtuvo sólo el 1,46% de los votos y no pudo pasar a las generales hasta que ocurrió lo mismo en 2019 con el partido MODE.

La curva descendente que experimentó el electorado de Panella lo hizo volver ahora a buscar su inserción en una fuerzas con mayor penetración, como parece ser esta UCR modelo 2021 con Manes a la cabeza. Las negociaciones previas ubican a su grupo con un lugar asegurado, probablemente en la lista de concejales aunque la versión imperante indica que ésta vez no aparecerá su nombre sino una mujer perteneciente a su espacio

HAY EQUIPO

Javier Pacharotti llegó a la política a principios de siglo cuando eran épocas en que gobernaba Julio Alak y empezaba a crecer la opción del bruerismo que lo reemplazaría en 2007. Ocurrió cuando el intendente lanzó una elección directa de delegados y "Pacha", como amigo desde la adolescencia de los hermanos Bruera, fue candidato en Villa Elvira para enfrentar al alakismo.

Perdió aquella elección, pero su nombre quedó instalado para ser electo concejal en 2007 para llegar a la presidencia del Concejo Deliberante y ser reelecto en 2011. Su estrella comenzó a menguar su luz a partir de abril de 2013, después de la trágica inundación. En aquellas jornadas estaba como virtual intendente interino por la ausencia del jefe comunal Pablo Bruera, aunque siempre se despegó de aquella situación desconociendo. 


La pelea política interna que derivó ese episodio lo llevó a distanciarse definitivamente del bruerismo y en 2015 lanzó su propia candidatura a intendenta pero enrolado en el massista Frente Renovador. Fue su última experiencia en las urnas y el recuerdo no es alentador: enfrentó unas PASO con cinco candidatos y quedó en el último lugar con apenas ocho mil votos.

Ahora aparece como uno de los muchos dirigentes que pretende encontrar un lugar en las listas del frente "Vamos con vos" que lanzó Florencio Randazzo para explorar la tercera vía.

LA VIA VECINAL

También al randazzismo reporta el exconcejal Gerardo Jazmín, quien se atribuye la representación del vecinalismo en La Plata. Y como tal trabaja por formar parte de algunos de los armados (si es que no se logra la unidad) que acompañen al exministro de Transporte del kirchnerismo. El objetivo que se plantea es el de volver a tener una banca de concejal, ahora explorando la tercera vía.

Sin embargo no será el único intento desde que dejó su banca. Las dos veces que se candidateó marcaron retrocesos sucesivos del caudal de votos vecinalistas, lo que lo lleva ahora a buscar un acuerdo con otros sectores. 

Fue una de las decepciones de las PASO de 2019 cuando Acción Vecinal Platense obtuvo casi la mitad de los votos que en 2017, cuando Jazmín buscó la reelección. Un facto común con los otros dos dirigentes fue que en ninguna de las dos ocasiones superó las PASO pese a que en aquella oportunidad contaba con el respaldo del Sindicato de Camioneros.

Su magra elección en La Plata representa para el movimiento vecinalista una de las peores caídas en la provincia de Buenos Aires y su rol quedó reducido prácticamente a lo testimonial. Mientras que en las primarias de 2017 sacó 4.566, lo que representó el 1,13% del electorado, dos años después apenas superó los tres mil, menos del 0,8%.

COMENTARIOS

Vienen participando en los procesos electorales anteriores sin alcanzar el mínimo para llegar a las generales. Los casos de Panella, Pacharotti y Jazmín.
0221

El regreso de los candidatos sin piso: nunca superan las PASO pero vuelven a intentarlo

Vienen participando en los procesos electorales anteriores sin alcanzar el mínimo para llegar a las generales. Los casos de Panella, Pacharotti y Jazmín.
El regreso de los candidatos sin piso: nunca superan las PASO pero vuelven a intentarlo

El cierre de listas en La Plata contará, de acuerdo a las negociaciones previas, con la participación de un elenco estable de dirigentes que de manera recurrente participan de elecciones sin obtener la representación mínima que les permita superar la etapa de las PASO para poder llevar su boleta a las elecciones generales. 

Muchos de ellos tuvieron mejores momentos como parte de una estructura más grande, pero desde que volvieron al llano quedaron marginados de sus partidos de origen y nunca pudieron volver al ruedo pese a que insistentemente lo intentan. 

En el proceso electoral que arrancó la semana pasada con la presentación del los frentes y alianza y continuará el próximo sábado con el cierre de las listas, aparecen al menos tras casos que son paradigmáticos, todos con pasado legislativo, sea en la Legislatura bonaerense o en el Concejo Deliberante: El radical Sergio Panella, el peronista exbruerista Javier Pacharotti y el vecinalista Gerardo Jazmín.

No son los únicos pero sirven como muestra de un tipo de trayectoria política. Cuando se conozca el resto de los armados se podrá evaluar cuántos candidatos semejantes poblarán con sus nombres las boletas.

ASISTENCIA PERFECTA

La evolución del radical Panella, quien ahora ve reverdecer las chances de acceder a un espacio de poder con la aparición de Facundo Manes como precandidato de la UCR y una interna contra el PRO que se trasladará a La Plata, va desde los 83.000 votos que en 2009 lo llevaron a una banca en la Cámara de Diputados bonaerense a los apenas 2.500 sufragios que obtuvo en las PASO de 2019 como parte del partido MODE 

En el medio cumplió un ciclo con presentaciones en las cinco PASO que se realizaron desde 2011 sin que pudiera superar ninguna de ellas. También tiene el récord de no haber superado nunca esa instancia. De las cinco elecciones que hubo, en tres ocasiones perdió en internas en el marco de distintos armados y en las dos restantes no superó el 1,5% requerido para poder competir en las generales. Fue tres veces por la intendencia, una vez como concejal y la restante como diputado provincial. Y nunca lo hizo por el mismo frente político ni con los mismos aliados.

En 2009 Formó parte del Acuerdo Cívico y Social con el que llegó a la Cámara baja; en 2011 compitió como parte de la alianza UDESO que compartieron Ricardo Alfonsín y Francisco De Narváez, cuando perdió en las PASO contra el peronista Gonzalo Atanasof; en 2013 fue parte del Frente Progresista Cívico y Social y perdió en las PASO contra el GEN de Juan Cocino; y recaló como precandidato a intendente derrotado por Garro en 2015 con la alianza Cambiemos ya formada. En 2017, distanciado del oficialismo armó “El Cambio Real” pero obtuvo sólo el 1,46% de los votos y no pudo pasar a las generales hasta que ocurrió lo mismo en 2019 con el partido MODE.

La curva descendente que experimentó el electorado de Panella lo hizo volver ahora a buscar su inserción en una fuerzas con mayor penetración, como parece ser esta UCR modelo 2021 con Manes a la cabeza. Las negociaciones previas ubican a su grupo con un lugar asegurado, probablemente en la lista de concejales aunque la versión imperante indica que ésta vez no aparecerá su nombre sino una mujer perteneciente a su espacio

HAY EQUIPO

Javier Pacharotti llegó a la política a principios de siglo cuando eran épocas en que gobernaba Julio Alak y empezaba a crecer la opción del bruerismo que lo reemplazaría en 2007. Ocurrió cuando el intendente lanzó una elección directa de delegados y "Pacha", como amigo desde la adolescencia de los hermanos Bruera, fue candidato en Villa Elvira para enfrentar al alakismo.

Perdió aquella elección, pero su nombre quedó instalado para ser electo concejal en 2007 para llegar a la presidencia del Concejo Deliberante y ser reelecto en 2011. Su estrella comenzó a menguar su luz a partir de abril de 2013, después de la trágica inundación. En aquellas jornadas estaba como virtual intendente interino por la ausencia del jefe comunal Pablo Bruera, aunque siempre se despegó de aquella situación desconociendo. 


La pelea política interna que derivó ese episodio lo llevó a distanciarse definitivamente del bruerismo y en 2015 lanzó su propia candidatura a intendenta pero enrolado en el massista Frente Renovador. Fue su última experiencia en las urnas y el recuerdo no es alentador: enfrentó unas PASO con cinco candidatos y quedó en el último lugar con apenas ocho mil votos.

Ahora aparece como uno de los muchos dirigentes que pretende encontrar un lugar en las listas del frente "Vamos con vos" que lanzó Florencio Randazzo para explorar la tercera vía.

LA VIA VECINAL

También al randazzismo reporta el exconcejal Gerardo Jazmín, quien se atribuye la representación del vecinalismo en La Plata. Y como tal trabaja por formar parte de algunos de los armados (si es que no se logra la unidad) que acompañen al exministro de Transporte del kirchnerismo. El objetivo que se plantea es el de volver a tener una banca de concejal, ahora explorando la tercera vía.

Sin embargo no será el único intento desde que dejó su banca. Las dos veces que se candidateó marcaron retrocesos sucesivos del caudal de votos vecinalistas, lo que lo lleva ahora a buscar un acuerdo con otros sectores. 

Fue una de las decepciones de las PASO de 2019 cuando Acción Vecinal Platense obtuvo casi la mitad de los votos que en 2017, cuando Jazmín buscó la reelección. Un facto común con los otros dos dirigentes fue que en ninguna de las dos ocasiones superó las PASO pese a que en aquella oportunidad contaba con el respaldo del Sindicato de Camioneros.

Su magra elección en La Plata representa para el movimiento vecinalista una de las peores caídas en la provincia de Buenos Aires y su rol quedó reducido prácticamente a lo testimonial. Mientras que en las primarias de 2017 sacó 4.566, lo que representó el 1,13% del electorado, dos años después apenas superó los tres mil, menos del 0,8%.