¿Por qué la primavera no empieza el 21 de septiembre? | 0221
0221
¿Por qué la primavera no empieza el 21 de septiembre?
NUEVA ESTACIÓN

¿Por qué la primavera no empieza el 21 de septiembre?

Una experta de la UNLP indicó que la nueva estación comienza con el equinoccio de septiembre, el cual varía en día y horario cada año.

21 de septiembre de 2021

A pesar de que el 21 de septiembre está instalado como el día en que llega la primavera, hay quienes sostienen el verdadero comienzo no está marcado por esa fecha sino por un fenómeno astronómico. Según la astrónoma María Silvina De Biasi, profesora investigadora de la Facultad de Ciencias Astronómicas y Geofísicas de la UNLP, el nuevo período estival empieza con el equinoccio de septiembre, el cual varía en día y horario cada año.

En este sentido, la experta indicó que el equinoccio que dará inicio de la primavera en el hemisferio sur y del otoño en el norte se producirá este año el miércoles 22 de septiembre a las 16:21 hora argentina. De Biasi, quien también es miembro del Instituto de Astrofisica de La Plata y de la Coordinación Nacional de la Educación en Astronomia de Argentina (NAEC), precisó que el inicio de la primavera no se produce cada año el mismo día y a la misma hora porque “el tiempo, es decir la cantidad de días entre el equinoccio de marzo de un año y el del año siguiente, no coincide o no es divisible por la cantidad de días que tiene nuestro calendario Gregoriano”, que es una convención de los países occidentales, al igual que celebrar el día de la primavera el 21 de septiembre.

Así, el miércoles se producirá un fenómeno astronómico según el cual “la iluminación del hemisferio norte y sur será la misma” de forma tal que “los dos polos, el polo norte y el polo sur de la Tierra, estarán iluminados al mismo tiempo”, dijo, y agregó: “En cualquier punto de la Tierra, a excepción de los polos, la cantidad de horas que está el Sol sobre el horizonte será igual a la que está debajo, es decir que el día dura lo mismo que la noche”, aseguró.

Este fenómeno ocurrirá este miércoles y se repetirá el próximo 20 de marzo a las 6:38 hora de la Argentina, cuando se produzca el próximo equinoccio para dar comienzo, en el hemisferio sur, al otoño. Tanto ese día, como este 22 de septiembre, “los rayos del Sol llegarán paralelos a la Tierra y caerán perpendiculares al Ecuador terrestre”, señaló.

La igualdad en la cantidad de luz que reciben ambos hemisferios durante los equinoccios, diferencia este fenómeno de los solsticios, que se producen en junio y en diciembre, dando comienzo al invierno y el verano, respectivamente para el sur y norte de la Tierra.

De esta manera, el equinoccio de primavera habitualmente ocurre entre el 22 y el 23 de septiembre, aunque eventualmente alguna vez pudo haberlo hecho el 21 por la noche, hora argentina, dijo De Biasi, aunque admitió que los astrónomos no suelen llevar ese tipo de cálculos.

Vale destacar que los equinoccios y los solsticios se producen en función de que el eje de la Tierra está inclinado ligeramente respecto al plano de traslación alrededor del Sol y por tanto la luz del Sol no llega por igual a todos los puntos del planeta. Si la Tierra no estuviera inclinada, el Sol siempre incidiría sobre el Ecuador y la cantidad de luz que recibiría el planeta sería la misma en todos los lugares, y no habría estaciones.

Cuando la Tierra gira en su órbita alrededor del Sol, la inclinación del planeta cambia gradualmente las áreas que reciben el calor del sol en forma más directa. Esto es lo que produce que haya distintas estaciones en el año y no, como a veces se dice, la mayor o menor distancia de la Tierra al Sol durante el movimiento de traslación.

COMENTARIOS

Una experta de la UNLP indicó que la nueva estación comienza con el equinoccio de septiembre, el cual varía en día y horario cada año.
0221

¿Por qué la primavera no empieza el 21 de septiembre?

Una experta de la UNLP indicó que la nueva estación comienza con el equinoccio de septiembre, el cual varía en día y horario cada año.
¿Por qué la primavera no empieza el 21 de septiembre?

A pesar de que el 21 de septiembre está instalado como el día en que llega la primavera, hay quienes sostienen el verdadero comienzo no está marcado por esa fecha sino por un fenómeno astronómico. Según la astrónoma María Silvina De Biasi, profesora investigadora de la Facultad de Ciencias Astronómicas y Geofísicas de la UNLP, el nuevo período estival empieza con el equinoccio de septiembre, el cual varía en día y horario cada año.

En este sentido, la experta indicó que el equinoccio que dará inicio de la primavera en el hemisferio sur y del otoño en el norte se producirá este año el miércoles 22 de septiembre a las 16:21 hora argentina. De Biasi, quien también es miembro del Instituto de Astrofisica de La Plata y de la Coordinación Nacional de la Educación en Astronomia de Argentina (NAEC), precisó que el inicio de la primavera no se produce cada año el mismo día y a la misma hora porque “el tiempo, es decir la cantidad de días entre el equinoccio de marzo de un año y el del año siguiente, no coincide o no es divisible por la cantidad de días que tiene nuestro calendario Gregoriano”, que es una convención de los países occidentales, al igual que celebrar el día de la primavera el 21 de septiembre.

Así, el miércoles se producirá un fenómeno astronómico según el cual “la iluminación del hemisferio norte y sur será la misma” de forma tal que “los dos polos, el polo norte y el polo sur de la Tierra, estarán iluminados al mismo tiempo”, dijo, y agregó: “En cualquier punto de la Tierra, a excepción de los polos, la cantidad de horas que está el Sol sobre el horizonte será igual a la que está debajo, es decir que el día dura lo mismo que la noche”, aseguró.

Este fenómeno ocurrirá este miércoles y se repetirá el próximo 20 de marzo a las 6:38 hora de la Argentina, cuando se produzca el próximo equinoccio para dar comienzo, en el hemisferio sur, al otoño. Tanto ese día, como este 22 de septiembre, “los rayos del Sol llegarán paralelos a la Tierra y caerán perpendiculares al Ecuador terrestre”, señaló.

La igualdad en la cantidad de luz que reciben ambos hemisferios durante los equinoccios, diferencia este fenómeno de los solsticios, que se producen en junio y en diciembre, dando comienzo al invierno y el verano, respectivamente para el sur y norte de la Tierra.

De esta manera, el equinoccio de primavera habitualmente ocurre entre el 22 y el 23 de septiembre, aunque eventualmente alguna vez pudo haberlo hecho el 21 por la noche, hora argentina, dijo De Biasi, aunque admitió que los astrónomos no suelen llevar ese tipo de cálculos.

Vale destacar que los equinoccios y los solsticios se producen en función de que el eje de la Tierra está inclinado ligeramente respecto al plano de traslación alrededor del Sol y por tanto la luz del Sol no llega por igual a todos los puntos del planeta. Si la Tierra no estuviera inclinada, el Sol siempre incidiría sobre el Ecuador y la cantidad de luz que recibiría el planeta sería la misma en todos los lugares, y no habría estaciones.

Cuando la Tierra gira en su órbita alrededor del Sol, la inclinación del planeta cambia gradualmente las áreas que reciben el calor del sol en forma más directa. Esto es lo que produce que haya distintas estaciones en el año y no, como a veces se dice, la mayor o menor distancia de la Tierra al Sol durante el movimiento de traslación.